LOS GENIOS: Casimir Martínez Tarrassó

Una aproximación a la figura de alguien de la talla de Tarrassó es ya de por sí un gran reto, definirla resulta imposible. Con la espontaneidad que siempre lo caracterizó, la mejor definición de su obra la expresó él mismo en una entrevista para la prensa: “Sin color no hay pintura”.

Casimir Martínez Tarrassó nació el año 1900 en Sarrià (Barcelona), en un entorno familiar muy humilde. Con solo un año de edad quedó huérfano de padre, y su madre, de quién adoptó su reconocido apellido como artista, con gran esfuerzo y muchas penurias, logró sacar adelante a Casimir y a sus dos hermanos. Esta vivencia marcaría a nuestro pintor para siempre. Jamás olvidaría aquella infancia falta de recursos

Si en ocasiones se debate acerca de si el genio nace o se hace, Tarrassó llegó a este mundo ya predestinado. A los siete años fue matriculado en l´Escola de la Llotja de Barcelona, donde tuvo como profesores a Félix Mestres y a Ramiro Rocamora, pero su carácter rebelde e indisciplinado no se avino bien con aquel modelo de enseñanza académica. Más tarde cursó estudios de pintura en el Círculo de Bellas Artes de Barcelona donde Nicolás Raurich (1874-1945) fue su mentor y quien le ayudó a mejorar la técnica de la pintura y el dibujo, siendo el joven Tarrassó aprendiz en su taller gracias a la amistad de su khermana con la familia Raurich, convirtiéndose en el alumno más destacado. Mientras se dedicaba con cuerpo y alma al noble arte de la pintura, para subsistir, Tarrassó trabajó en una empresa de comercio como repartidor y vendedor ambulante.

El punto de inflexión que determinaría su posterior evolución como artista surgiría con la aparición de Ramona Planas, persona de exquisita sensibilidad artística y formación, quien acabaría convirtiéndose en su esposa. Contaba ella con un taller de arte propio que compartió con Tarrassó para impartir clases a su alumnado, y fue quien lo animó a realizar su primera exposición individual en las Galerías Layetanas de Barcelona en 1928. Tras la guerra civil española, en la que sobrevivió como buenamente pudo, sobrevinieron unos acontecimientos decisivos en su trayectoria artística y personal. Por una parte, expondría en las Galerías Augusta de Barcelona, presentando unas obras colmadas de un cromatismo enérgico y vitalista que dejaría anonadado al gran público y dividiría drásticamente a la crítica y, por otro lado, visitó por primera vez Mallorca, isla que, junto a la Costa Brava, pasaría a ser su principal fuente de inspiración y en la que fijaría su segunda residencia hasta su fallecimiento.

medallas en reconocidos certámenes nacionales, y su obra está representada en los más distinguidos museos de arte moderno: Museo Carmen Thyssen, MNAC, Museo del Prado, Musée d´Orsay, Grand Palais, Museu Castell d´Aro, Es Baluard, etc..

Este genio de Sarrià conoció el éxito en la última etapa de su vida y ha sido tras su fallecimiento cuando la cotización de su obra no ha parado de crecer.

Tarrassó fue ante todo un pintor creativo, un artista peculiar e insólito, un revolucionario del color, siempre fiel a su arte y a sus principios estéticos, grandilocuente como su obra, dotado de una creatividad sin límites y a la vez un ser controvertido que no dudó en quebrantar de manera consciente las normas establecidas y, a su vez, desdeñar buena parte de las innovaciones artísticas del momento. 

No le importó renunciar a parte de su éxito en vida ni a las lisonjas insustanciales de algunos apoltronados plumíferos de su época. Ni el dinero ni el reconocimiento fueron capaces de quebrar su integridad. Vivió por y para el arte. El resto le interesaba bien poco. 

En la historia del arte el nombre de este colosal artista aparecerá siempre escrito en letras mayúsculas. 

Damián Verger Garau

Perito Judicial en Arte y Antigüedades y Crítico de Arte

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó

Casimir Martínez Tarrassó